domingo, 27 de marzo de 2011

NÁYADES

Náyade. Ruidera. Foto Pedro
Terminada la primera inmersión aquí en Ruidera y cuando tuvimos la oportunidad de juntarnos todos, Manolo no tardó en decirnos que había visto una almeja grandecita. ¡¡Interesante!! Eran náyades. Era la primera vez que cualquiera de nosotros conseguía ver un ejemplar de éstos en vivo. Algunos los conocíamos por leerlo en algunas revistas especializadas en tema de naturaleza y otros ni se imaginaban que podía haber almejas de ese tamaño. De hecho, los primeros que lo vieron llegaron a pensar que podrían ser restos de una paellada de alguien pero se dieron cuenta que no era así cuando observaron que el animal estaba vivo.Por fortuna para nosotros pudimos verlo todos los buceadores del grupo. Son moluscos bivalvos, es decir, su concha está formada por dos piezas unidas entre sí en uno de sus extremos, cada pieza se llama valva. Estas valvas se pueden abrir como un libro.
Se trata de invertebrados filtradores que tienen una gran importancia como bioindicadores. Su presencia es indicativo de buena salud en el agua. Pueden llegar a filtrar hasta dos litros de agua en una hora. Quizás esta capacidad de filtrar y de informar sobre la salud del agua en el que viven sea la que les haya dado el nombre de náyade. Los náyades son seres de la mitología griega, ninfas de agua dulce que tenían la obligación de velar por el bienestar de los ríos, arroyo, lagos, pozos y manantiales.
La vida de éstas ninfas está intimamente ligada al agua, si el curso de agua de la que son responsables desaparece, ellas mueren, como éstos bivalvos que necesitan que el volumen de agua se mantenga. Las ninfas son seres de gran logevidad, estos moluscos pueden vivir entre 20 y 100 años. ¡¡¡Curiosidades!!!
Las náyades, el molusco, el tañano normal es de 8 a 20 cm de longitud (se han descrito ejemplares de hasta 140 cm), su concha es robusta muy dura. La taxonomía no es sencilla, aceptaremos ésta:
Filo: Molusco
Clase: Bivalvos
Orden: Unionidos
Familia: Margaritiferidos
Familia: Unionidos
 Subfamilia Anodontinos
 Subfamilia Ambleminos
 Subfamilia Unioninos

Hay 9 especies diferentes de náyades en la Península Ibérica. Y un excelente lugar para poder verlas es en las Lagunas de Ruidera. Las especies son Margaritífera auricularia, Margaritífera margaritífera, Anodonta cygnea, Anodonta anatina, Potomida litoralis, Unio pictorum, Unio elegantulus, Unio crassus, Unio aleroni.
No sabemos cual es la especie de la que hemos visto nosotros pero en cualquier caso fue una imagen bonita para unos y curiosa para otros.

Ciclo biológico
Es un animal curioso porque utiliza como huésped, es decir necesita de intermediario, a los peces. El macho realiza la suelta de espermatozoides en grupo, en gran cantidad, la hembra la recoje a través de sus branquias y la fecundación se realiza en el interior de ella. Cuando se desarrollan las larvas, llamadas gloquidios, son liberadas al agua. En este momento deben fijarse a las branquias de algún pez, salmónidos (tucha y salmón) o ciprínidos (carpa). En las branquias se enquistan y permanecerán el tiempo necesario hasta poder desprenderse y llevar una vida libre hasta su muerte.  Si las condiciones son favorables crecerán unos 2cm en 4-5 años y alcanzarán su madurez sexual  entre los 7 y los 15 años de vida. Su capacidad reproductora se mantendrá desde esa edad hasta el final de su vida (recuerdo que pueden llegar a algo más de 100 años).
La superviviencia de los gloquidios es escasa, muy pocos consiguen llegar hasta la vida adulta.
Algunas larvas no se fijan directamente a las branquias de los peces sino que primero se fijan a los huevos de esos peces y espera a que eclosionen, momento que aprovechan para fijarse a las branquias de ese recién nacido.
Precauciones
Son muy delicados y necesitan filtrar el agua para respirar por eso, si ves una náyade sobre el fondo no la toques y si lo haces no la entierres puedes colocarla al revés de como está su sistema de respiración y ahogarla.

Una observación



Náyade desplazándose.
Ruidera. Foto Pedro
 
Las náyades se desplazan sobre el sustrato en el que viven. Lo hacen con un órgano llamado pie, parece una lengua saliendo entre las valvas. La señal del desplazamiento es muy fácil de reconocer, parece que realizan movimientos en espiral sobre el sustrato. Tuvimos la oportunidad de ver estas huellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar

Aquí puedes encontrar artículos realacionados con el que acabas de leer.